¿Cómo elegir la silla de oficina que mejor se adapta a ti?

No es fácil elegir una silla para desarrollar una actividad laboral. Vamos a intentar dar algunos consejos.

La elección de una silla de oficina es una de las claves básicas para crear el microambiente necesario de una oficina moderna. Pero también es muy importante que hagamos la elección pensando en nuestra salud y bienestar.

Una buena silla de oficina es tan importante como un sofá para nuestra vivienda.

El tiempo de uso de una silla de oficina puede ser de entre 8 y 9 horas, espacio de tiempo suficiente para prestarle la atención necesaria. Ese tiempo no es el que pasamos sentados en nuestro sofá.

Por eso, pensar en la ergonomía, considerada ésta como disciplina que se encarga del diseño de lugares de trabajo, herramientas y tareas, de modo que coincidan con las características fisiológicas, anatómicas, psicológicas y las capacidades del trabajador, es fundamental hasta el punto de que cualquier otro factor pasará a segundo plano a la hora de elegir este elemento del puesto de trabajo.

Tenemos que ser conscientes de que vamos a realizar una inversión necesaria que tiene que ser acorde al uso que vayamos a hacer de la silla para decidir su elección y sabiendo siempre que los resultados los notaremos desde el primer momento.

Por ello tenemos que realizar la búsqueda del producto que queremos, probar y comparar, sabiendo que una buena elección contribuye a un aumento de la productividad del usuario.

Vamos a dar unos detalles en los que nos debemos fijar para su elección, si bien no deja de ser algo subjetivo la prioridad de los mismos:

  • Facilidades de ajuste
  • Basculación
  • Reposacabezas
  • Apoyo lumbar
  • Apoyo para los brazos
  • Profundidad y ancho del asiento
  • Giro de las ruedas
  • Tejido